La práctica de la arquitectura sustentable no es reciente, pero viene ganando cada vez más fuerza con grandes proyectos internacionales y nacionales que siguen los pilares de la sustentabilidad: valorización social, viabilidad económica y el uso racional de los recursos naturales.

El término comenzó a ser más utilizado a partir de la década de 1980, especialmente después de la realización de la ECO 92, en Río de Janeiro (Brasil). De esa manera, diversas construcciones han buscado aliar las necesidades urbanas a las técnicas y a los procesos que garantizan la preservación del medio ambiente.

Después de la lectura de este post usted sabrá un poco más de la que ya es considerada la arquitectura del futuro, entendiendo sus principios y conociendo grandes ejemplos de construcciones sustentables. ¡Acompañe la lectura!

¿Qué es arquitectura sustentable?

Tanto en oficinas pequeñas como en grandes construcciones, la arquitectura sustentable va más allá del uso de materiales reciclados o de la búsqueda por fuentes alternativas de energía. Todo eso forma parte, pero el concepto “sustentabilidad” también está fuertemente unido a la idea de viabilidad financiera y a la valorización de los trabajadores.

Por eso, son consideradas sustentables las construcciones que, de alguna manera, minimizan impactos negativos en el medio ambiente natural, social o económico. Son, por lo tanto, características de esa vertiente de la arquitectura:

  • La adecuación a las normativas de descarte de materiales y residuos.
  • El uso racional de materias primas naturales.
  • La inversión financiera consciente y equilibrada.
  • La adopción de nuevas tecnologías para la optimización del consumo energético.
  • La búsqueda por más salud humana y mayor productividad en las relaciones de trabajo.

Todos estos aspectos comienzan a ser tenidos en cuenta al gerenciar las obras y se encaminan para un cambio de comportamientos y principios.

¿Por qué la arquitectura sustentable viene ganando fuerza?

Más que un modismo o una tendencia, la arquitectura sustentable puede ser considerada una mega-tendencia: ella es una transformación de grandes proporciones que involucra cuestiones hasta incluso culturales y sociales.

Eso acontece porque las pautas ambientales están siendo cada día más debatidas. No es para menos: cuestiones como la situación climática del planeta, el agotamiento de los recursos naturales y el problema de las fuentes de energía colocan la discusión en destaque.

Frente a esto, en la arquitectura de la contemporaneidad es imposible dejar de tomar en consideración la adopción de alternativas que consigan unir las necesidades humanas actuales y las preocupaciones con el medio ambiente natural, principalmente en las grandes ciudades.

Algunas de las prácticas más adoptadas en proyectos sustentables son el reaprovechamiento del agua de la lluvia, el uso de paneles fotovoltaicos y la implantación de techos verdes, pero la creatividad no tiene límites y cada día surgen nuevas opciones de arquitectura ecológica.

¿Ya existen construcciones sustentables?

Como usted ha visto, el concepto de arquitectura sustentable busca, sobre todo, proporcionar mejoras en la calidad de vida, además de traer a la superficie la necesidad de una postura más consciente frente a los desafíos ambientales.

¿Quiere ver cómo todo eso se aplica en la práctica? Vea algunos grandes proyectos de arquitectura que sirven como ejemplo de nuevos caminos posibles para construcciones ecológicamente correctas:

La sede del The New York Times, en Estados Unidos

El gran triunfo de la sede del diario The New York Times es el uso de cortinas de vidrio ultra-clear, que maximizan la incidencia de luz natural y reducen significativamente la necesidad de luz artificial.

Otras características sustentables son que el sistema de ventilación del local aprovecha el aire de afuera, parte de la energía eléctrica consumida viene de un sistema interno de cogeneración de gas y casi todo el material usado en la construcción tiene su origen en el reciclaje.

La sede fue proyectada por el arquitecto Renzo Piano y es una megaestructura, contando con 52 pisos. Este es un óptimo ejemplo de cómo, incluso en medio de las mayores metrópolis, es posible buscar alternativas para minimizar los daños de la urbanización.

El aeropuerto de Oslo, en Noruega

Inaugurado en 1995, el aeropuerto de Oslo también es considerado un gran ejemplo de arquitectura sustentable. Al final de cuentas, los materiales utilizados en su construcción garantizan un mejor desempeño de la estructura.

El local también funciona a partir de bioenergías y cuenta con la mayor área verde en terminales aéreas del mundo. Esa característica le rindió al aeropuerto el sello del BREEAM (Building Research Establishment Environmetal Assessment Method), el más importante certificado de evaluación ambiental para edificios del mundo.

En el verano, el sistema de refrigeración hace uso de la nieve colectada durante el invierno y que es mantenida en un depósito propio. Además de esto, la gestión de energía del local hizo posible una reducción significativa de gastos en relación a la antigua terminal.

Heidelberg Village, en Alemania

Alemania tiene en su territorio el pionero de la arquitectura sustentable, el edificio que es sede del banco Commerzbank, localizado en la ciudad de Frankfurt. Proyectado en 1990, el proyecto busca explorar positivamente la naturaleza, partiendo de la iluminación hasta la ventilación y la refrigeración del ambiente.

Además de esto, los alemanes también son los responsables por la construcción del primer condominio sustentable del mundo, llamado Heidelberg Village. En su planta, el complejo cuenta con más de 160 apartamentos que son abastecidos con una usina solar propia.

El proyecto tiene como su principal motivación la búsqueda por la autosuficiencia energética; por eso, los techos están cubiertos por placas fotovoltaicas, árboles y plantas.

Casa Folha, en Brasil

Se engaña quien piensa que la arquitectura sustentable es exclusividad de Europa y países del primer mundo. En Brasil, hay grandes ejemplos, por ejemplo: Casa contenedor y Casa sin ladrillos, ambas en la ciudad de Curitiba (Paraná) y la Casa sustentable, en Brasilia.

Sin embargo, se destaca la Casa Folha [Casa Hoja], en Río de Janeiro, proyectada por los escritorios Mareines y Patalano Arquitectura y localizada en Angra dos Reis. De inspiración mayormente indígena, el proyecto recibe ese nombre porque su techo es en forma de hoja y funciona como una gran planta, que protege el interior de la luz solar y proporciona gran ventilación.

Toda la madera utilizada en la construcción es de reforestamiento y considerada materia prima renovable. Además de esto, la Casa Folha tiene una tecnología natural de refrigeración y de iluminación.

¿Vio cómo la arquitectura sustentable, además de hacerle bien al medio ambiente, es muy viable? Lo más interesante es que los principios de sustentabilidad no necesitan formar parte apenas de proyectos nuevos, sino que pueden ser gradualmente incluidos en todos y en cualquier tipo de construcción.

¿Le gustó conocer un poco más sobre esta megatendencia? Comente en el post lo que usted piensa sobre esto.