No es posible ser productivo en la empresa en medio a mesas desordenadas y estaciones de trabajo mal definidas, ¿verdad? Instalar divisorias es la mejor solución para este problema, pues además de demarcar cada sector del establecimiento, ellas también optimizan el espacio y traen más confort y privacidad para los funcionarios.

Al invertir en divisorias para la oficina usted también personaliza el ambiente, reforzando la identidad del local y favoreciendo el clima corporativo.

Para que usted se convenza de una vez de la importancia de estas piezas, preparamos este post con cuatro funciones primordiales de las divisorias. ¿Tiene interés en el asunto? Entonces, ¡acompañe la lectura y descubra!

Importancia de las divisorias

La mayor cualidad de este tipo de instalación es que las divisorias consiguen demarcar las estaciones de trabajo sin “robar” el espacio del ambiente y sin comprometer la estética de la oficina. Entonces, si la idea es sectorizar el local y ganar en funcionalidad y belleza, esta sin lugar a dudas es la solución más viable.

Y lo mejor: usted ni necesita preocuparse en mover la sectorización de la empresa o la organización de las salas; basta instalar las divisorias y ¡pronto! Cada demanda será tratada en su sector específico. De esta manera, el emprendimiento sale ganando en organización y agilidad, ya que los diferentes asuntos no se perderán más entre una mesa y otra.

Funciones de las divisorias

  1. Delimitación y optimización de los espacios

Antes de instalar las divisorias piense cuidadosamente qué áreas usted quiere demarcar y de qué manera eso será realizado; sector por sector, función por función, etc. Entonces, es solo buscar una empresa especializada y conocer los tipos de divisorias más adecuados para el ambiente en cuestión.

Los modelos de divisoria piso – techo, por ejemplo, con paredes de vidrio y estructura de aluminio, traen levedad y sofisticación a los escritorios. De esta manera, además de la privacidad y de la funcionalidad de estas piezas, ellas contribuirán -también- para componer un diseño más moderno en el emprendimiento.

Independientemente del modelo elegido, lo más importante realmente es mantener cada estación de trabajo bien demarcada. De esta manera, los funcionarios se mantendrán mucho más enfocados en sus propias tareas, sin el riesgo de perder por el exceso de informaciones de las mesas de los colegas de al lado.

Esto porque, al demarcar las estaciones, se hace fácil mantener allí solamente los materiales que serán útiles al desempeño de aquella función específica. Siendo así, usted libera al sector de los elementos superfluos e impulsa la productividad de los trabajadores.

  1. Jerarquización de las funciones de la empresa

Si usted quiere valorar aún más el clima corporativo del emprendimiento, es posible utilizar las divisorias no solamente para demarcar los sectores, sino también para jerarquizarlos. Basta instalarlas de acuerdo con el orden de las funciones de la empresa: dirección, coordinación, administración, financiero, entre otros.

De esta manera, las informaciones de cada sector quedarán mucho más organizadas. Esto sin hablar que queda más fácil mantener el sigilo en aquellos sectores en los que las informaciones necesitan quedar concentradas. Y, por otro lado, las divisorias no van a interferir en la socialización de los funcionarios.

O sea, usted gana en funcionalidad y privacidad en la medida correcta, ya que, a pesar de las divisiones, los sectores se mantendrán próximos unos de los otros. Esto favorece la comunicación interna y la resolución de pendencias entre un departamento y otro.

  1. Privacidad y confort para los funcionarios

Cuando la oficina no tiene divisorias delimitando los sectores es enorme el riesgo que existe que los funcionarios se pierdan en el mundo de informaciones de las mesas próximas. Todos nosotros ya vivimos alguna situación parecida, ¿no es verdad?

Y eso acontece de manera involuntaria. Cuando nos damos, ya afectamos nuestra productividad por causa de aquellos minutitos perdidos intentando auxiliar al colega de al lado o hasta desconcentrándonos con los movimientos de él.

Las divisorias colocan un punto final a este dilema, garantizando más privacidad y confort para los trabajadores. De esta manera, usted no quedará preocupado con lo que el compañero de al lado está haciendo ni él se sentirá en el derecho de interferir en su función.

Aquella conversación involuntaria entre una tarea y otra quedará solamente para el intervalo del café. ¿Qué significa esto? Que usted será más eficiente y productivo y, muy probablemente, terminará sus actividades antes de lo que imagina, sin necesitar prolongar el tiempo de trabajo.

  1. Valorización de la identidad de la oficina

¡Las oficinas necesitan tener cara de oficina! Esto es esencial para que el local transmita credibilidad, tanto para los funcionarios como para los clientes. Al final de cuentas, con cada sector bien demarcado, trabajadores concentrados en sus respectivas funciones y espacios debidamente optimizados, sin lugar a dudas el clima corporativo hablará más alto. Todo el mundo allí se sentirá más enfocado y, como consecuencia, más apto para desarrollar sus funciones, aprovechando mejor el tiempo.

Incluso, en el momento en que compone el diseño de la oficina, el arquitecto responsable por el proyecto reflexiona sobre todas estas cuestiones de modo que configure una arquitectura estimulante para la concentración de los funcionarios. ¡Y ellos saben muy bien que las funciones de las divisorias son perfectas para eso!

Instalación de las divisorias

Ahora que usted ya se convenció de la importancia de las divisorias y comprendió las finalidades de estas piezas, necesitamos subrayar otra enorme ventaja de las mismas: ellas pueden ser instaladas fácilmente.

Si usted todavía no invirtió en divisorias porque está con miedo en relación al desorden de la “reforma” en el ambiente de trabajo, olvídese de ese recelo. Instalarlas es mucho más simple de lo que usted imagina: no hace desorden, no genera suciedad ni necesita mover de lugar a los colaboradores; ellos pueden continuar trabajando normalmente mientras la instalación es realizada.

En relación con el precio… Ese tampoco es un motivo para preocuparse. Los valores son bastante accesibles y el costo – beneficio es garantizado. Al final de cuentas, la oficina está ganando en organización, funcionalidad y productividad. Y todo eso sin dejar de lado la estética corporativa.

¿Vio? No hay motivos para no invertir en este tipo de instalación. Las funciones de las divisorias son indiscutibles y traen mucha más personalidad al ambiente. El arquitecto responsable por el proyecto solamente necesitará definir el local exacto de cada estación de trabajo, además de contar con una empresa especializada, a fin de elegir las mejores, de acuerdo con las demandas del escritorio.

Hasta porque un proyecto exitoso comienza con la elección de proveedores especializados en el ramo, ¿no está de acuerdo? Eso significa que, para proyectos corporativos, es imprescindible contar con empresas reconocidas en el segmento para componer las instalaciones, tal como Marelli. Entonces, entre en contacto con nosotros y ¡conozca nuestras soluciones para oficinas de alto desempeño!