En la arquitectura se hace absolutamente común desarrollar trabajos que alían confort y estilo. Sin embargo, si en sus proyectos usted opta por una silla para oficina que no condice con este propósito, la estrategia puede que no sea de las mejores.

La elección de las sillas es tan importante como otros detalles de su oficina, ya que en la mayoría de los casos,  muchos profesionales trabajan sentados y dedican horas y horas seguidas en sus funciones. Para esto, en ninguna hipótesis este elemento puede presentar una avería o ser de mala calidad, pues eso puede costar mucho tiempo de fisioterapia después.

Siendo así, para que entienda un poco mejor de este tema, preparamos una lista con siete problemas que una silla equivocada puede causar. ¡Mire con atención!

  1. Problemas en la columna

Cuando se piensa en ergonomía en el trabajo es necesario elegir un mobiliario que traiga el confort necesario y no lo contrario. Es decir, al adquirir una silla equivocada para la oficina, las chances que los funcionarios presenten serios problemas de columna son muy grandes, pues una mala postura puede perjudicar desde la región del cuello hasta la de la cintura.

Vale resaltar que una silla mal proyectada o quebrada, por ejemplo, puede causar estrés en la musculatura y proporcionar dolores constantes. Como consecuencia, es posible que la persona tenga problemas en las articulaciones, generando curvaturas progresivas, como los casos de hernia de disco, pico de papagayo y otras enfermedades del género.

  1. Lesión por esfuerzo repetitivo (LER)

El año pasado, de acuerdo con el Diario Extra (Brasil), más de 22 mil beneficios fueron concedidos por el Instituto brasileño de seguridad social por causa de la LER. Este es un número bastante expresivo que refleja la importancia de preocuparse con un ambiente seguro para los trabajadores y, de esa manera, evitar que los trabajadores pidan apartarse frecuentemente de sus labores profesionales.

Básicamente, la lesión ocurre por movimientos realizados de manera continua y excesiva, que afectan los músculos, los ligamentos, los nervios y demás partes del cuerpo. Perciba que la mala postura puede ocasionar diversos males, principalmente si el trabajo en sí exige que la persona quede sentada por un largo periodo, como un call center, por ejemplo.

Los síntomas acostumbran ser la fatiga, hormigueo y sensibilidad, siendo que el tratamiento dependerá mucho de lo grave que sea cada caso. Por eso, la elección de la silla correcta es preponderante para evitar cuadros clínicos preocupantes; al final de cuentas, la posición adecuada de altura y demás ajustes pueden auxiliar a mantener una postura correcta.

  1. Cifosis torácica

Tal vez usted no lo sepa, pero una postura inadecuada en la silla puede generar un aumento en la curvatura tan acentuado que, naturalmente, la región del tórax permite el surgimiento de la famosa “joroba” o, patológicamente hablando, cifosis. Aunque sea una cuestión que puede ser corregida con la ayuda de la Fisioterapia, es importante tener cuidado para que, a lo largo del tiempo, no se transforme en algo peor.

Incluso el hábito de curvarse para mover en el computador puede contribuir bastante para que se agrave esa lesión y desestabilice los huesos presentes en la región torácica. Siendo así, preste atención cuando compre el mobiliario para que la regulación esté en orden, de acuerdo con la necesidad del ambiente corporativo.

  1. Mala circulación de la sangre

¿Recuerda un poco antes que mencionamos que la LER puede generar hormigueos? Pues bien, tal vez usted no lo sepa, pero eso puede ser reflejo de una mala circulación de la sangre también. De manera general, la sangre tiene la misión de transportar los nutrientes y el oxígeno para innumerables partes del cuerpo, pero cuando ese proceso se hace difícil, las chances que la persona presente problemas graves son muchas.

Evidentemente que si la persona no tiene hábitos saludables, la mala circulación de la sangre será un agravante que la perseguirá todos los días. Sin embargo, eso no quiere decir que usted deba ser negligente con el derecho de tener una silla adecuada y, constantemente, disponer de calidad de vida en el trabajo.

  1. Problemas judiciales

Puede tener plena seguridad que no leyó nada equivocado; pues, por más extraño que pueda parecer, la elección equivocada de la adquisición de los muebles para la oficina puede ocasionar prejuicios no apenas en su columna, sino en su bolsillo también. La compra equivocada de una silla y la falta de mantenimiento de ellas perjudica la postura y puede llevar a que un funcionario se tenga que apartar del servicio.

Solo que ahí está el problema; pues, junto con ese “apartarse del servicio” puede venir un bello proceso laboral y, de esa manera, dificultad la salud financiera de su negocio. Cualquier gestor debe priorizar por el análisis ergonómico del ambiente corporativo. Al final de cuentas, eso está oficializado por los Ministerios de trabajo de nuestros países.

  1. Caída en el rendimiento

Vamos a imaginar que usted tenga un trabajo bien importante para entregarle a un cliente nuevo; sin embargo, sin saber realmente la razón, está faltándole concentración para enfocarse en el desarrollo del proyecto. Tal vez no lo haya percibido todavía, pero es muy probable que la silla que usted usa no sea la ideal para la profesión que ejerce.

Cuando un profesional se siente desajustado en su puesto de trabajo, naturalmente, aparecen los dolores, las lesiones, la ansiedad y la desmotivación. Puede parecer un detalle simple, pero, al crear un ambiente de trabajo acogedor, usted y sus colaboradores desempeñarán sus funciones sin ningún problema aparente.

La caída en el rendimiento es absolutamente normal, independientemente del nicho en el que el profesional actúe, solamente que puede ser remediada con pequeñas acciones preventivas. Por este motivo, vale mucho la pena considerar la adquisición de sillas que condigan con la oficina, a fin de hacer el ambiente más productivo y mejorar el clima organizacional.

  1. Ambiente sin armonía

Por fin, pero no menos relevante que los otros puntos tratados en este post, muchos gestores creen que la decoración del ambiente es lo de menos y que la preocupación con las sillas debería venir en un segundo o tercer plano. Sin embargo, hay un gran engaño en eso, pues elegir las mejores sillas puede traer armonía al local e impactar hasta, incluso, en la percepción de los clientes en relación a su negocio.

Es importante que los muebles combinen con los colores de la oficina y reflejen la cultura de la empresa, al final de cuentas, a nadie le gusta convivir en un ambiente que parece un verdadero caos, ¿no es verdad? Si usted lleva en consideración un escritorio de abogacía, por ejemplo, una decoración bien ejecutada puede contribuir para el aumento de la credibilidad del lugar y, de esa manera, atraer la confianza de los clientes.

Por lo tanto, tome en consideración cada apunte realizado en este artículo y perciba si es necesario cambiar las sillas de su oficina para el beneficio de todos. Además de esto, cuenta siempre con la experiencia y el conocimiento de quien entiende del asunto para adquirir productos de calidad y que respeten los principios de la ergonomía en el trabajo.

¿Le gustó el post al respecto de los problemas que las sillas equivocadas para oficinas pueden traer?  ¿Le gustarían algunos textos al respecto de este y de otros temas? Entonces, aproveche la visita al blog e ¡inscríbase en nuestro newsletter para tener acceso a las novedades!