La planificación de un espacio corporativo no puede considerar apenas el lado estético. El confort físico tiene un gran impacto sobre la salud de los colaboradores, así como sobre la productividad y la calidad de los servicios prestados. Por lo tanto, es fundamental que el arquitecto piense en eso al elaborar un proyecto y busque soluciones para mejorar la ergonomía en el ambiente de trabajo.

¿Quiere saber cómo sus proyectos corporativos pueden contribuir para el bienestar de los colaboradores por medio de la ergonomía? Entonces, continúe leyendo este post para entender la importancia de este concepto y cómo aplicarlo para mejorar la calidad de vida y la productividad de los funcionarios.

Aplicación de la ergonomía en el ambiente de trabajo

De acuerdo con su origen griego, la palabra ergonomía significa reglas (nomos) del o para el trabajo (ergon). Esa área de la ciencia está compuesta por varias disciplinas, todas con un mismo objetivo: estudiar cómo mejorar la interacción entre el hombre y los objetos.

El ser humano no tiene mucho para hacer cuando se trata de modificar algunos aspectos de su propio cuerpo. Él no puede cambiar su propia altura, por ejemplo, ni la proporción entre sus partes. por eso, esfuerzos repetitivos realizado de manera incorrecta y mantener posiciones inadecuadas por largos periodos pueden traer serios daños físicos.

Por lo tanto, lo que resta a esta ciencia es adaptar los ambientes y los objetos, permitiendo que sean ajustados a las características del cuerpo humano. Es más, una de las definiciones más clásicas dice que:

“Ergonomía es el estudio de la adaptación del trabajo a las características fisiológicas y psicológicas del ser humano” (Asociación brasileña de ergonomía – ABERGO).

Vale destacar que, a pesar que nuestro foco está en el ambiente de trabajo, todo y cualquier esfuerzo o actividad humana exigen cierto nivel de ergonomía. La interacción con objetos en la rutina normal de una persona requiere este tipo de cuidado.

Al cargar las bolsas de un supermercado, por ejemplo, se recomienda que ese peso esté lo más próximo posible del centro del cuerpo. En ese caso, ellas deberían ser sostenidas por los hombros y no por las manos.

De la misma manera, otras actividades del día a día exigen esa atención: la posición al sentarse en un sofá, la adecuación de los mochilas de la escuela a la altura de los niños, y así una infinidad de ejemplos más.

Importancia de la ergonomía en el ambiente de trabajo

A pesar de haber destacado que la ergonomía forma parte del día a día de las personas, es en el ambiente de trabajo que sus efectos -o su falta- se sienten más. Gran parte de los trabajadores pasa, como mínimo, 40 horas semanales en la empresa. Por lo tanto, lo que acontece allí tiene un impacto gigantesco en su salud y en su calidad de vida.

Un ambiente planificado de acuerdo con las necesidades ergonómicas trae una serie de beneficios para el individuo y para la empresa, tales como:

  • proporcionar confort al trabajador durante la realización de sus actividades laborales.
  • prevenir accidentes de trabajo.
  • evitar dolores, lesiones y patologías consecuencia de la ejecución de determinados tipos de actividades laborales.
  • reducir la sensación de cansancio y sus consecuencias para el bienestar del trabajador.
  • disminuir la frecuencia de las interrupciones en la actividad laboral causadas por la falta de confort.
  • aumentar la productividad de los colaboradores.

Debido a su importancia para la salud del trabajador, varios Ministerios de trabajo y empleo en Latinoamérica crearon una normativa que reglamenta la aplicación de la ergonomía en el ambiente laboral.

Estos reglamentos establecen algunas normativas para reducir la exposición de los trabajadores a los riesgos ergonómicos. Entre ellos: lesiones por esfuerzos repetitivos (LER), levantamiento de cargas, actividades que exigen que el colaborador pase toda la jornada de pie, entre otros.

Según estas normativas, la empresa tiene la responsabilidad de realizar un análisis ergonómico del trabajo. Como resultado, ella recibirá un laudo descriptivo para implementar medidas capaces de eliminar o minimizar esos riesgos ergonómicos.

Características de un ambiente de trabajo ergonómico

Al planificar un espacio corporativo, el arquitecto necesita tomar en consideración tanto la normativa como las actividades desarrolladas por los colaboradores. Felizmente, hoy el mercado ya dispone de varios equipamientos y mobiliario planeados con esa visión ergonómica. Las formas y los materiales fueron creados para priorizar el confort y permitir ajustes de acuerdo con las necesidades de los usuarios.

Vea algunos puntos que caracterizan un ambiente laboral ergonómico:

Sillas

Una buena silla es hecha con espuma de buena densidad. Además de esto, el asiento debe tener profundidad y altura ajustables, permitiendo que los pies del colaborador siempre tengan contacto con el suelo.

La región lumbar también exige cuidado. Es bueno que el respaldo tenga una leve protuberancia en esa área, haciendo que haya un contacto permanente, proveyendo apoyo al usuario.

Siempre que sea necesario, las sillas deben tener brazos que permitan sustentación adecuada, minimizando el riesgo de lesiones por esfuerzos repetitivos.

Mesas

Las mesas necesitan ser adecuadas a la altura y a la actividad del trabajador. Un profesional que queda de pie, pero utiliza un monitor y un teclado, necesita que ellos estén en una posición más alta, diferente a quien trabaja sentado.

La mesa y la silla necesitan formar un conjunto único. La altura de la mesa debe permitir que el brazo forme un ángulo recto en relación al antebrazo cuando el trabajador está sentado.

Monitores

En los días de hoy, muchos trabajadores pasan sus días mirando la pantalla de un monitor. La posición de él es esencial para promover confort visual y físico.

Es importante que él esté a una distancia razonable para evitar el cansancio, pero, a pesar de eso, el colaborador necesita visualizar los elementos de la pantalla con claridad. Él debe estar colocado a la altura de los ojos, evitando que el trabajador flexione la espalda o el cuello.

Ambiente ergonómico

La ergonomía en el ambiente de trabajo debe prevalecer no solo en los equipamientos de uso individual. El propio espacio necesita favorecer la salud y el bienestar del colaborador, reduciendo los efectos físicos y psicológicos de una planificación inadecuada.

Un buen ejemplo es el control de ruidos. Dependiendo del layout del ambiente, existe una chance mayor que el ruido se propague. Esa situación dificulta la concentración del funcionario, aumenta su nivel de estrés y la sensación de presión psicológica.

Por lo tanto, además de un mobiliario ergonómico, es importante que los espacios contengan elementos que reduzcan la propagación del sonido. El uso de divisorias, revestimientos, pisos y la presencia de jardines verticales pueden solucionar el problema o disminuir su impacto.

Elementos como la ventilación, la iluminación y la paleta de colores también necesitan ser bien planificados. Cuanto más confortable esté el trabajador, mayor será su bienestar y su capacidad de producir más y mejor para la organización.

¿Notó la importancia de la ergonomía en el ambiente de trabajo? ¡Comparta este post para que otras personas también adquieran