Aunque la vida de arquitecto no sea muy fácil para prospectar nuevos clientes, si usted estructura su portafolio de arquitectura podrá mejorar significativamente la forma como encara sus proyectos.

Básicamente, el portafolio es una manera de mostrar su trayectoria profesional y las competencias adquiridas con sus trabajos. Aliando esa presentación con un buen currículum, usted puede cambiar la percepción de los posibles clientes y mostrar que es la mejor opción que ellos buscan.

Por lo tanto, a fin de ayudarle en este requisito, preparamos una lista con las ocho mejores prácticas para crear un portafolio formidable. Acompañe la lectura y ¡mire lo que le presentamos!

  1. Tenga objetividad en su portafolio

Aunque usted tenga diversos proyectos para mostrar y quiera causar la mejor impresión posible, recuerde siempre aquella vieja máxima: “Menos es más”. Tenga objetividad a la hora de colocar las informaciones, pues eso puede marcar la diferencia para quien está seleccionando.

Aunque una imagen valga más que mil palabras, en ninguna hipótesis llene su portafolio con todas las fotos de sus proyectos; al final de cuentas, a nadie le gusta al contaminación visual, ¿no es verdad? Entienda que ese es un documento que no quedará pronto de la noche para el día, por eso requiere una buena gestión de tiempo y paciencia para organizar lo mejor que tiene.

  1. Cuente una historia

Independientemente de la profesión, todo el mundo ya tuvo algún momento de dificultad e inexperiencia en determinado asunto. Siendo así, estructure su portafolio de manera que muestre cómo usted evolucionó de acuerdo con cada proyecto.

Comprenda que es necesario tener informaciones que contemplen el inicio, el medio y el final de cada proyecto realizado, pues solo destacar el trabajo terminado no deja en evidencia qué habilidades usted adquirió en el camino. Su carrera no es nada más que parte de su vida y, por eso, se hace fundamental organizar de manera eficiente y armoniosa lo que desarrolló hasta entonces.

  1. Seleccione lo mejor que usted tiene para ofrecer

Por más que parezca obvio, muchos arquitectos o recién graduados en la profesión se olvidan de enaltecer los proyectos que tuvieron más éxito. Sepa posicionar lo mejor que usted hizo en su carrera en primer lugar; al final de cuentas, la primera impresión es la que queda, ¿no está de acuerdo?

Si usted tiene una expertise comprobada en paisajismo corporativo, por ejemplo, complete las informaciones referentes a esa competencia y cómo ellas pueden colaborar con los proyectos que esté pleiteando. Tenga una propuesta de valor muy clara, pues es eso lo que va a influir la toma de decisión de su posible cliente.

  1. Elija los proyectos en función del perfil del escritorio

Un detalle importante y que muchos dejan pasar desapercibido, pues, además de estructura su portafolio de arquitectura es necesario tener coherencia con el perfil de cliente para el que ofrecerá sus servicios. Entienda que algunos trabajados pueden ser maravillosos en algunos lugares, pero horribles para otros escritorios.

Por eso es de suma importancia adecuarse a la filosofía empleada en el proyecto que está queriendo una oportunidad. Eso no quiere decir que usted debe perder su autenticidad y dejar de explorar su lado creativo, sino apenas respetar la cultura vigente, la imagen corporativa y la historia del lugar en sí mismo.

  1. Desarrolle un layout coherente

Por más que usted tenga ideas fantásticas y una creatividad que aflora con naturalidad, tenga moderación en el momento de desarrollar su portafolio. Si usted opta por algo muy espatafalloso y que no exprese realmente lo que tiene interesante para ofrecer, puede servir como un terrible “tiro por la culata” al presentar sus proyectos.

Elija con coherencia las fuentes utilizadas en los textos, la posición de las imágenes, el orden de los proyectos, los colores presentes en el archivo y demás recursos que van, literalmente, a diseñar su identidad en el portafolio. No basta apenas decir que usted es un buen profesional, sino mostrar eso por la forma en que presenta sus trabajos.

  1. Diga siempre la verdad

Este es un consejo que todos deberían seguir en la vida, pues es mucho mejor tener honestidad en los actos que adornar algo que no existe para las otras personas. En ninguna hipótesis coloque mentiras en su portafolios, ya que esto lo puede perjudicar en el futuro en una entrevista y dañar su imagen como profesional.

No piense que exagerar en las informaciones va a hacer de usted la mejor elección para su cliente, pues si consigue la vacante, de todos modos, será casi imposible mantener esa mentira por mucho tiempo. La sinceridad es la palabra clave para establecer un buen marketing para arquitectos y hacer que sus proyectos tengan valor agregado.

  1. Agregue sus proyectos teóricos

Es probable que usted recuerde cuánto tuvo que enfocarse en los estudios para alcanzar la graduación tan esperada, ¿no es verdad? Entonces, ¿por qué no menciona los proyectos que desarrolló en el periodo de la facultad?

Mostrarle a los clientes que usted cuenta con buenos referenciales teóricos y que tiene base en lo que se propone a hacer transforma a su portafolio aún más interesante. No se avergüence y coloque las informaciones levantadas en la época de los estudios, pues ellas forman parte de su trayectoria y dejan clara la evolución que tuvo con el tiempo.

  1. Haga una buena divulgación

Finalmente, pero no menos importante que los demás consejos apuntados en el texto, sepa hacer una buena divulgación de su portafolio, ya que esto puede proporcionar excelentes oportunidades para conseguir proyectos rentables. Quien no es visto, como consecuencia, no es recordado; por eso, la divulgación es tan importante como la creación del portafolio.

Sepa hacer conocido su trabajo, tanto con material impreso como en el mundo digital, pues son dos estrategias eficaces de divulgación para la arquitectura. Participe de eventos, tenga una página en la Internet, coloque un contenido relevante y utilice las redes sociales para exponer sus proyectos.

Para concluir, en caso que usted tenga dificultades para comenzar su portafolio, observe lo que otros profesionales crearon para que tenga inspiración. Además de esto, no se olvide de nombrar correctamente el documento y, si fuera a enviarlo por correo electrónico, comprimir el archivo para no exceder el límite de su caja de mensajes.

¿Le gustó la lista con las mejores prácticas para desarrollar un portafolio de arquitectura? Entonces, aproveche la visita a nuestro blog y ¡vea cuáles son las seis mejores apps para arquitectos!